Nell Leyshon y el placer de escribir en primera persona

Liliana Martínez Polo | El Tiempo

‘El show de Gary’ es el título en español de la novela que la británica Nell Leyshon tituló en inglés ‘Memorias de un carterista’ (‘Memoirs of a Dipper’). En su idioma explica la esencia de la historia. En español hace énfasis en la forma en que es contada. Gary podría estar frente a una audiencia contando cómo sus manos ligeras eran capaces de quedarse con los valores de cualquier desprevenido en el Londres de finales del siglo XX, ufanándose de haberse perfeccionado hasta convertir su oficio en un arte.

Leyshon, que continuamente ha manifestado que prefiere historias de personajes marginales, explora el encanto que puede tener un ingenioso maleante como Gary. La primera persona la hace sentir cómoda, ya la había usado en el personaje de Mary –una campesina adolescente que aprende a escribir, en 1830, y plasma en un texto recuerdos familiares y tristezas–, en ‘Del color de la leche’, su anterior novela escrita en el 2012, que presentó en Colombia, en el Hay Festival.

Dos monólogos. Diferentes épocas y, por tanto, diferentes lenguajes. Leyshon admite que trabaja duro para que sus personajes sean diferentes, para cambiar la forma de narrar. “Escribir dos novelas similares me aburriría muchísimo. No representaría para mí un desafío”, le dijo a EL TIEMPO en un español que aprendió durante una breve temporada en España y que esta semana ha tenido que retomar, ya que viajaba al Hay Festival de Arequipa (del 8 al 11 de diciembre).

Meterse en las voces de otros parece ser su fortaleza. De hecho, escribir para Leyshon es justamente eso: “Para mí es sencillo escribir como si fuera otra persona. Es como un escape navegar dentro de mi personaje. Es como ir por la calle con otra música. Todas las personas en las calles tienen voces diferentes y eso me encanta. Es algo parecido a lo que pasa con los niños, que juegan a ser otros en sus juegos. Cuando tenemos más años es más difícil jugar así. Para mí es una cosa fantástica”.

Eso explicaría su relación con el teatro. Su nombre siempre va precedido con la frase de haber sido la primera autora mujer en haber puesto una de sus obras en el cartel del Shakespeare’s Globe (Bedlam) y tiene otras más. “Si quieres escribir para teatro –dice al respecto–, tienes que ser a la vez muchas otras personas. Si en una obra tienes 10 personajes, el escritor tiene que meterse en la piel de todos ellos, en la mente de cada uno”.

¿Fue primero dramaturga o escritora de novelas?

Primero fue la literatura. Pero cuando escribo novelas, me gusta escribir diálogos. Por eso tenía tantos problemas con los libros. La gente cree que llegué a los 40 años sin escribir libros. Pero escribía desde antes. Pero antes no sabía que podía escribir para mostrarlos.

Siempre quise escribir novelas, mucho antes de empezar con el teatro. Ahora lo que hago es escribir para radio. En la BBC hacemos una cosa que no es propiamente teatro, tampoco es novela, es como una mezcla. Tenemos obras cada día, unas son fantásticas, otras son horribles. Así es cuando se trabaja a diario.

Se siente esa necesidad de llevar sus textos a una lectura o interpretación en voz alta…

Estoy escribiendo ahora un monólogo para mí, lo voy a interpretar yo misma el año que viene. Es un trabajo con un poquito de peligro que lo hace interesante, es otro desafío, algo que no he hecho.

Gary, el protagonista de su nueva novela, también cumple con uno de sus intereses: el gusto por los personajes marginales…

Trabajé con personajes así durante diez años (la autora hacía trabajo social) y encontré muchas historias interesantes. El libro está inspirado en mi trabajo con ellos. Era una cosa fantástica oír sus historias de vida. Entre ellos había personajes con un tinte un poquito malo que me impulsaban a trabajar como escritora. Escribía sus historias en novela y poesía. Muchas de estas me dieron las ideas para escribir esta novela.

Lo más divertido a la hora de escribir esta novela fueron los diálogos. El diálogo de los hombres malos tiene, para la literatura, una lucidez que no es pesada. (leer más)

Shakespeare y Cervantes se cambian las lenguas

Nell Leyshon, Marcos Giralt Torrente y Valeria Luiselli presentan en el Hay Festival una antología de cuentos inspirados en los dos gigantes de la literatura

(El Pais, México)

Nell_Mexico

Con 10 años, la escritora mexicana Valeria Luiselli participó en una función escolar de Una noche de Verano. Se ponía tan nerviosa que le tocó el papel de pared y la profesora le tapó la cabeza con una caja para que no arruinara la actuación. Al español Marcos Giralt Torrente se le atragantaba el inglés y el teatro, así que de niño aprendió a disfrutar a Shakespeare gracias a las adaptaciones al cine de Orson Wells. En los ochenta, la dramaturga británica Nell Leyshon acostumbraba a leer a Cervantes mientras paseaba por el barrio madrileño dónde vivió y murió el tullido más universal.

Como en una ceremonia religiosa o un centro de desintoxicación, los tres contaron este sábado en el Hay Festival sus particulares caminos de iniciación hacia estos dos semidioses de la literatura, que fallecieron justo hace cuatro siglos y alrededor de los que no paran de suceder cosas este año. Lunáticos, amantes y poetas es una antología a de 12 cuentos inspirados en la obra de ambos autores y un requisito: intercambiarse las lenguas.

Seis escritores de habla inglesa se fijan en Cervantes y seis en español lo hacen con Shakespeare. Editado por Acción Cultural Española (AC/E) y el British Council, además de los tres invitados al Hay –que también patrocina el libro– comparten el homenaje la española Soledad Puértola, el colombiano Juan Gabriel Vásquez, el nigeriano Ben Okri y la paquistaní Kamila Shamsie. (leer más en El Pais)